¿Cómo limpiar tus sandalias de ante?

Las sandalias de ante, son un tipo de calzado más popular que no debe faltar en el armario. El constante uso y el paso del tiempo hacen que aparezcan signos de deterioro, o suciedad acumulada.

La limpieza de este tipo de calzado nunca es sencilla, por lo que es importante aprender a limpiar este tipo de sandalias para evitar que se dañen, como pueden ser las  de la marca Marila.

Una limpieza más efectiva para tus sandalias de ante

Las sandalias de ante son de las más fáciles de dañar si no sigues los pasos correctos, o usas las herramientas y productos adecuados para su limpieza. Se trata de un material delicado que requiere de atención y paciencia, para obtener buenos resultados en la limpieza.

Hay una rutina de limpieza de calzado que puedes seguir para limpiar las sandalias de ante, si las quieres mantener en excelentes condiciones.

Primer paso

Lo primero es cepillar las sandalias de ante con un cepillo especial. En el mercado hoy en día, puedes encontrar fácilmente cepillos diseñados para el cepillado de este tipo de material delicado.

Con el cepillado quitarás la suciedad más superficial adherida a las sandalias de ante.

Segundo paso

Lo siguiente es usar una goma, parecida a una de borrar, con la cual eliminarás las rozaduras y manchas más complicadas en las sandalias. El color de la goma debe ser neutro, de lo contrario afectarás la estética de las sandalias de ante.

Tercer paso

Para alargar la vida útil de las sandalias de ante y se mantengan como el primer día durante más tiempo, se debe aplicar un protector.

El protector también es capaz de evitar que las manchas más complicadas entren en el material de las sandalias, gracias a sus propiedades impermeabilizantes.

Además, el protector funciona como un método para prevenir que las manchas sean más complicadas de sacar. Estos tres pasos son suficientes para limpiar las sandalias de ante, y mantenerlas a punto.

Los productos como cepillos, protectores o la goma, se pueden comprar juntos en un kit especial de limpieza.

¿De qué manchas debes cuidarte?

Las manchas son las primeras enemigas de las sandalias de ante, hay unas más complicadas de quitar con otras, por lo que requieren de productos específicos para su correcta limpieza.

A la hora de limpiar las manchas, cuentas con kits de limpieza que incorporan los productos adecuados, para lograr un excelente resultado.

Manchas de lejía

Una de las manchas más complicadas de eliminar son las de lejía, en cualquier tipo de tejido y material, y es que la lejía es un material muy corrosivo que daña profundamente a las sandalias de ante.

Cuando entra en contacto con las sandalias, quita su color original, y la única manera de recuperarlo es por medio de un producto especializado para esto. Mediante un spray en el kit, es posible eliminar estas manchas de lejía, recuperando el color de las sandalias, sin importar de qué tono sean.

Manchas de aceite

Para las manchas de aceite o grasa debes actuar rápido. Cubre las manchas con polvo de talco para que la absorba, después de un tiempo cepilla la zona para eliminar cualquier rastro de ellas.

Es un método efectivo para las manchas que no se han secado. Pero si las manchas están secas y llevan tiempo, debes usar productos específicos para su eliminación.

Manchas de polvo

Guardar las sandalias de ante de manera incorrecta durante mucho tiempo, hace que acumulen una capa de polvo.

La manera más práctica y efectiva de eliminar las manchas de polvo es con un cepillo especial, el cual es capaz de quitar la capa de polvo, y los demás residuos secos que estén en la superficie.

Si el cepillado no funciona a la hora de quitar las manchas de polvo, puedes seguir la rutina explicada en un principio. Guarda las sandalias de ante en una caja de cartón con papel periódico, en un espacio sin humedad, y con una capa de protector, para evitar que aparezcas estas manchas.

Manchas de barro

Si las sandalias de ante se manchan con barro, deja que se sequen por completo. Al secarse el barro, debes cepillar la superficie para eliminar toda la suciedad.

Las manchas no desaparecerán después del cepillado, por lo que debes usar un kit especial, conformado por una loción, una goma, y una esponja de red, para quitar totalmente las manchas.

Manchas de agua

El agua también es capaz de producir manchas en la superficie de las sandalias de ante, dado que es uno de sus mayores enemigos. Para la limpieza de estas manchas, se debe colocar en el interior de las sandalias papel absorbente o periódico, para que pueda absorber la humedad y agua en su interior.

No es recomendado usar un secador de pelo para acelerar el proceso de secado, esto provocará daños en las sandalias. Debes dejarlas en un lugar con sombra, para que se sequen a temperatura ambiente.

Si se secan en buenas condiciones, las manchas de aguas desaparecerán al poco tiempo, pero si son manchas viejas y están secas de forma incorrecta, debes mojar nuevamente las sandalias, y dejar secar nuevamente.

Manchas por ralladuras

Las sandalias de ante se pueden manchar por causa de rozaduras, ralladuras, o pisotones. Para su correcta limpieza, necesitarás contar con una goma, y con un cepillo especial.

Con estos dos productos dejarás las sandalias como nuevas. Su uso debe ser cuidadoso y enfocado en los sitios con estas manchas.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.